La presión social cuando buscamos trabajo

A lo largo de esta aventura que es la vida tarde o temprano nos tendremos que encontrar con un personaje que aparece en nuestro camino: la presión social.

 

Es un personaje colectivo, que se presenta ante nosotros con los más diversos disfraces: un amigo, nuestra familia, un colega de trabajo o un desconocido.

 

La presión social consiste en los mecanismos de persuasión o coerción social que ejerce un grupo sobre una persona para que dicha persona cambie sus actitudes, valores y comportamientos, de tal manera que se adapten a lo que el grupo aprueba.

 

Es ante todo un mecanismo adaptativo de la especie humana.

 

Evidentemente, la mayoría de las personas que ejercen presión social no lo hacen con mala intención.

 

De manera inconsciente existe una intención positiva de proteger al otro, pero en el fondo lo que se encuentra en la raíz de la presión social es el miedo.

 

Un tremendo miedo a lo diferente, a lo desconocido y a lo nuevo.

 

Paradójicamente los grupos también buscan líderes valientes, que tengan las ideas claras, que sean capaces de tomar decisiones con rapidez, que sean consecuentes y lo suficientemente autosuficientes socialmente como para afrontar lo desconocido.

 

Sin lugar a dudas todos hemos tenido experiencias tanto positivas como negativas con la presión social y si revisamos nuestras vidas nos daremos cuenta de cómo la presión social afectó de manera importante a las decisiones más importantes que hemos tomado hasta ahora: nuestra profesión, nuestra vida amorosa, nuestras finanzas y por supuesto, nuestro trabajo.

 

A estas alturas de la vida, más de alguno ya se debe haber dado cuenta de que la presión social nunca dejará de existir.

 

En este viaje que es la vida, es un personaje con el que tendrás que lidiar más de alguna vez, porque la presión social tiene un secreto que quizás nunca nadie te ha dicho: NUNCA ESTÁ SATISFECHA.

 

No basta con que estés buscando trabajo, tienes que encontrarlo pronto.

No basta con que hayas encontrado trabajo, tienes que conseguir un aumento.

No basta con el aumento, ahora tienes que conseguir un ascenso.

No basta con el auto que tienes, ni con la casa que tienes, ni con la vida que llevas.

 

¡Sencillamente no hay manera de satisfacer la presión social y esto se debe a que el miedo colectivo puede ser infinito!

 

 

¿Qué pasa cuando estamos buscando trabajo?

 

Una de las situaciones en las que más estamos expuestos a la presión social es cuando estamos buscando trabajo.

 

De pronto, las personas a nuestro alrededor nos comienzan a preguntar con mayor frecuencia sobre nuestra vida laboral: ¿y cómo han estado las entrevistas?, ¿Y porque todavía no encuentras trabajo?, ¿Y qué has estado haciendo?, etc.

 

Y no solo eso, sino que además si por alguna casualidad llevamos “demasiado tiempo” sin encontrar trabajo, la presión aumenta y se presenta en forma de comentarios poco amigables o a través de un lenguaje no verbal que comienza a cuestionar nuestra capacidad… y uno de los efectos a largo plazo, es que podemos terminar dudando de nosotros mismos y nuestras capacidades.

¿Qué paradójico verdad?, se supone que la presión social en el fondo tiene una buena intención, pero el resultado que es nos termina perjudicando.

 

 

Afrontar la presión social como un verdadero líder

 

Algunos párrafos atrás te mencioné lo paradójicos que pueden ser los grupos humanos, porque ejercen presión social para que las personas sean iguales y se adapten, pero al mismo tiempo desean un líder que no se adapte y que sea lo suficientemente valiente como para aventurarse a señalar un camino.

 

El secreto para afrontar la presión social consiste en que te puedas dar cuenta de que su mecanismo de fondo, es un miedo colectivo imposible de satisfacer y que la única manera de hacer que la presión social no te afecte es transformarte en un líder.

 

Si has sido víctima de presión social por no haber encontrado trabajo, déjame decirte que con cada comentario estresante que te han hecho tienes una oportunidad valiosa de renacer como un líder de la tribu más importante de todas: tú mismo.

 

 

¿Cómo afrontar la presión social en el día a día?

 

Al margen de todas las teorías y modelos de liderazgo de los que disponemos los psicólogos, existen tres características que la gran mayoría de los líderes presentan:

 

1.Capacidad para tomar decisiones,

2. Consecuencia y

3. Autosuficiencia.

 

Si todos los días te propones tomar por lo menos UNA decisión, de manera consecuente con lo que eres y basado en tu propia responsabilidad, a las pocas semanas te sentirás más seguro y al cabo de unos meses pasará a transformarse en un hábito.

 

Te transformarás en una persona autosuficiente socialmente, eso te traerá seguridad interna y también le dará seguridad a tus seres queridos, quienes dejarán de mirarte con temor y pasarán a mirarte con admiración, porque sabes perfectamente lo que quieres y hacia dónde vas.

 

De esta forma recuperarás tu poder personal y serás más libre.

 

Un gran abrazo.

 

 

 

 

Please reload

Similares
Please reload