¿Cómo responder de manera excelente las preguntas del psicólogo?

 

Los psicólogos solemos hacer diversos tipos de preguntas para evaluar a un candidato. En una primera instancia, es importante que tomes consciencia de que el objetivo del psicólogo es realizar una indagación ordenada, sobre tus competencias, tu experiencia laboral y algunos rasgos de tu personalidad.

 

En base a lo anterior podríamos inferir que la mejor manera para abordar las preguntas del psicólogo es tener una actitud abierta y espontánea, pero no basta con eso…

Suele suceder que cuando estamos siendo entrevistados por un psicólogo recibimos todo tipo de preguntas seguidas unas de otras. En ocasiones sentimos que hemos respondido bien, pero ¿qué pasa cuando sentimos que hemos dado una mala respuesta y ya se ha terminado nuestro turno para hablar?, ¿qué sucede cuando pese a que hemos dado lo mejor de nosotros, pareciera que no dijimos lo suficiente?

 

En la mayoría de las ocasiones, cuando ya hemos dado nuestra respuesta difícilmente podemos volver para realizar aclaraciones… y nunca está de más recordar que aún hay muchos encargados de reclutamiento y selección que tienen la idea de “pillar al candidato” con alguna pregunta difícil, lo cual evidentemente genera ansiedad.

 

Ahora bien, lo primero que tienes que saber es que ninguna pregunta es arbitraria, las preguntas que realiza un evaluador tienen el objetivo claro de pesquisar competencias y debido a esto, nuestras respuestas también deberían apuntar hacia ese objetivo. Tomando en consideración este objetivo, vamos a posicionarnos estratégicamente en dos situaciones:

 

Situación 1: “el evaluador le está haciendo la misma pregunta a todos los candidatos y tienes algo de tiempo para pensar la respuesta”

En este caso tu misión es pensar cuál es la competencia o grupo de competencias que el evaluador está buscado. Luego plantéate si tienes experiencia laboral que demuestre que posees dichas competencias y finalmente, elabora una respuesta auténtica y honesta (exagerar pudiera jugar en tu contra).

 

Situación 2: “el evaluador te ha hecho una pregunta de manera sorpresiva y no tienes tiempo para pensar tu respuesta”

En este otro caso solo podrás responder de la mejor manera posible en el momento presente, por lo tanto, tu misión es encargarte de generar en ti mismo un estado emocional óptimo antes de entrar en la sala de entrevistas y cuando llegue el momento de responder acordarte de utilizar tu lenguaje no verbal, es decir, hacer uso de tus recursos comunicacionales

 

Ahora quiero mostrarte algo muy interesante, ¿Qué es lo que sucede si sumamos las dos estrategias antes mencionadas? Si nos concentramos en establecer un diálogo positivo con otra persona acerca de nuestras competencias en la situación evaluativa, probablemente aumentaremos nuestras probabilidades de manera acelerada.

 

No olvidemos que así como existen muchos encargados buscando “pillar al candidato”, también hay muchos candidatos que acuden a una entrevista para “responder de manera automática” a “las mismas preguntas de siempre”, sin detenerse a pensar específicamente qué es lo que está fallando en sus respuestas.

 

¿En conclusión? Si la mayoría de las preguntas tienen el objetivo de pesquisar competencias, tus

respuestas también deberían alinearse con ese objetivo. La próxima vez que vayas a una entrevista, concéntrate en establecer un diálogo sobre tus competencias desde un estado emocional positivo y verás como independiente de la situación (1 o 2), podrás responder de manera excelente.

 

¡Desde iMineros te damos nuestra compresión y ánimo!

 

Todas las ofertas de trabajo en minería en www.imineros.com

 

 

 

Please reload

Similares
Please reload