Un sencillo ejercicio que expandirá tus posibilidades laborales

 

Te voy a hacer una pregunta un poco extraña… ¿Cuáles son tus posibilidades en este momento?

 

Quizás llevas tiempo buscando trabajo y haciendo “lo que se supone que tienes que hacer”, es decir: mandar currículums, postular en los portales de trabajo, articular tus redes de contacto, aprovechar el tiempo para mejorar tu formación, etc.

 

Evidentemente todas estas cosas que estás haciendo son las soluciones más lógicas para cumplir tu objetivo principal: conseguir trabajo, pero… ¿Qué pasaría si hubieran muchas más cosas que puedes hacer y que nunca has hecho?

 

Por lo general, cuando queremos solucionar un problema nuestros cerebros nos juegan una mala pasada: están diseñados para automatizar respuestas, por un lado esto les permite ahorrar energía y aumentar las probabilidades de éxito, pero por otro lado muchas veces nos terminamos acostumbrando a probar las mismas estrategias una y otra vez.

 

Nuestros cerebros se terminan amoldando a nuestro sistema de creencias y debido a esta razón, volvemos a repetir las mismas estrategias de siempre. Te voy a hacer otra pregunta: los problemas que estás viviendo ahora, ¿te han sucedido antes? Si tu respuesta es un rotundo “¡sí!” entonces sigue leyendo…

 

Si nuestro cerebro pudiera hablar diría algo así como: “si una respuesta fue útil en el pasado, ¡sin lugar a dudas también lo será en el futuro!”.

 

Lamentablemente este mecanismo tiene un problema. Lo que se genera a largo plazo en nuestros cerebros es que nuestras mentes están cada vez más esclavas de sus costumbres. Estamos acostumbrados a pensar los problemas de cierta manera, a considerar un número limitado de soluciones y a evaluar la realidad casi siempre desde los mismos criterios.

 

Ahora bien, en esta oportunidad te quiero proponer un ejercicio que te permitirá tomar el control de tu mente, ampliar tus posibilidades y mejorar tu estado emocional (¡y lo mejor de todo esto es que solo te tomará unos cuantos minutos al día!).

 

 

El ejercicio de las posibilidades

 

Quiero que anotes una lista con todos los problemas que tienes actualmente y que has tenido durante los últimos dos años. Una vez que tengas tu lista, quiero que anotes 10 soluciones que cumplan con los siguientes criterios:

  • La solución tiene que ser novedosa (tiene que ser algo que no hayas hecho antes)

  • La solución tiene que ser divertida (de esta manera te aseguras de generar un estado emocional positivo)

  • La solución tiene que estar planteada como una posibilidad (“Es posible que…”)

 

Ejemplo: mi problema es encontrar trabajo, entonces…

  1. Es posible que pueda encontrar trabajo modificando primero las creencias que tengo sobre la minería y sobre el trabajo en general.

  2. Es posible que pueda encontrar trabajo aprendiendo primero a sentir pasión por mi actividad o conectando mi actividad con mi pasión.

  3. Es posible que pueda encontrar trabajo si primero me ocupo de conocer y desarrollar mis competencias personales.

  4. Es posible que pueda encontrar trabajo buscando en cargos similares a mi especialidad.

  5. Es posible que pueda encontrar trabajo buscando en lugares que antes no he considerado (por ejemplo, otras redes sociales o diarios locales).

  6. Es posible que pueda encontrar trabajo modificando mi manera de presentar mi experiencia laboral en las entrevistas.

  7. Es posible que pueda encontrar trabajo concentrándome en las futuras necesidades de la minería en mi región.

  8. Es posible que pueda encontrar trabajo en otra región y con ello cambiar mi estilo de vida actual.

  9. Es posible que pueda encontrar trabajo capacitando a otras personas en mi especialidad.

  10. Es posible que pueda encontrar trabajo ofreciéndole a la empresa que me interesa un servicio que otras personas de mi especialidad no pueden realizar (o no se les ha ocurrido hasta ahora).

Nota: no es necesario que implementes todas las soluciones, la genialidad de este ejercicio solo está en hacer conscientes una serie de alternativas diferentes.

 

 

La magia detrás del ejercicio

 

Cuando te tomas unos minutos al día para hacer este ejercicio, comienzas a entrenar a tu cerebro para considerar otras posibilidades, de esta manera se crean nuevas sinapsis, conexiones y redes neuronales en ti.

 

A mediano plazo tu cerebro empieza a entregarte información subconsciente que antes no tenías disponible y que tenías guardada en tu subconsciente, como si fuera una gigantesca bóveda de conocimientos y experiencias.

 

En definitiva, gracias a este simple ejercicio, comienzas a cambiar por dentro para luego cambiar por fuera… y lo único que tienes que hacer es considerar otras posibilidades para que tu cerebro haga el resto.

 

Espero que este recurso te sea tremendamente útil. ¡Desde iMineros te damos un fuerte abrazo!

 

 

 

Ulises Villamans es un Psicólogo Organizacional experto en andragogía y aprendizaje en adultos. Su variada trayectoria en organizaciones e instituciones realizando labores de capacitación y selección, le han ayudado a desarrollar nuevos modelos y metodologías de intervención en temáticas tales como: liderazgo para nuevas jefaturas, integración al mundo laboral para recién egresados, automatización en el trabajo y presentaciones efectivas.

Se ha incorporado al equipo de iMineros desde el año 2015 en calidad de escritor

Visita su página en Facebook

 

 

Lee otros artículos de Ulises aquí

 

 

© 2015: Expande tus posibilidades laborales con este sencillo ejercicio

Código safe creative: 1512025934608

 

Todas las ofertas de trabajo en minería en www.imineros.com

 

 

 

 

Please reload

Similares
Please reload